El racismo es un problema de justicia social

5 de junio de 2020

 

Estamos desconsolados por las atrocidades cometidas contra los miembros de nuestra comunidad negra y marrón.  Demasiadas vidas, familias y comunidades están siendo destruidas por la violencia sin sentido y el trauma intergeneracional provocado por el racismo y la discriminación.  Como organización fundada en los principios de la enseñanza social católica, en el Centro de Consejería Católica del Noroeste (NCC) creemos que cada persona tiene una dignidad humana inherente, y que el racismo es un problema de la vida.  Nuestra directora clínica, Korina Jochim, LMFT lo dice mejor: “Para mí, adoptar una postura antirracista es inextricable en el trabajo de justicia social”.

Hace treinta y cuatro años, se fundó NCC para garantizar que la atención profesional de la salud mental fuera accesible para todos, independientemente de su origen racial, cultural, religioso, matrimonial, sexual, de género o socioeconómico.  A través de los años, hemos proporcionado un espacio seguro para la curación y la esperanza, con nuestras puertas y nuestros corazones abiertos.  En este momento, hay un dolor indescriptible, tristeza, dolor, frustración y enojo.  Queremos que sepa que estamos aquí para y con usted.  Nuestra organización está lejos de ser perfecta, pero nuestros terapeutas están totalmente equipados para cuidar a todos de una manera culturalmente receptiva a través de su indignación, trauma y dolor.

Estamos comprometidos con la lucha por la equidad a largo plazo.  Nuestro personal y la junta aún tienen un largo camino por recorrer en nuestro propio trabajo de equidad.  Nuestra comunidad merece algo mejor de nosotros y de todas las organizaciones en un lugar de poder e influencia.  Como organización, NCC reconoce continuamente nuestro propio racismo y privilegio, y trabaja para descolonizar nuestros pensamientos y acciones con el fin de apoyar mejor a nuestra comunidad.  Estamos comprometidos a utilizar nuestra plataforma para hablar en contra de las injusticias que vemos y apoyar a todos en el tratamiento de sus problemas de salud mental.

 

 – El Centro de Consejería Católica del Noroeste (NCC)